Ser Latino

Me preguntan frecuentemente de donde soy, y como considero Las vegas mi hogar (a veces escojo un lugar salvaje solo por diversión) usualmente contesto que soy de Las Vegas. A menudo, esta pregunta es seguida por otra pregunta queriendo saber donde nací, y como nací en Texas, es lo que contesto. Para alguna gente, estas respuestas son suficientes para terminar la serie de preguntas. Pero de otros, recibo aun otra pregunta cuestionando donde nacieron mis padres. Para ahora ya es bastante claro que identificarme como Americano no terminara esta mini-interrogación, y les informo que mis padres son americanos y que somos de descendencia mexicana.

Estas interacciones no me molestan tanto ahora como me molestaban cuando era más joven, especialmente desde que he llegado a entender que aunque las preguntas pueden aparecer condescendientes y racistas, la intención no es siempre maliciosa sino curiosidad y admiración sincera por otras culturas. Cuando era más joven, el conflicto de identidad era un problema para mí así como lo es para muchos hijos de inmigrantes que crecían en Estados Unidos. Cuando visitaba familia en México, ellos me identificaban como americano; al crecer en Estados Unidos, era identificado como mexicano.

americana_Mexicana.jpg

Como otros jóvenes que batallan con este problema de identidad, encontré la manera de disfrutar lo mejor de estos dos mundos. Crecí jugando football y viviendo futbol. Comía cheesecake y anhelaba flan. Escuchaba hip-hop y bailaba merengue. Era un balance glorioso de culturas y comunidades.

Como un estudiante joven, estaba obsesionado con la información y la historia. Aprendí que estas experiencias eran muy similares a las de otras olas de inmigrantes en la historia de América, y que una de las maravillas de vivir en Estados Unidos era que podías crear tu propia identidad. No tengo que vivir en un tipo de limbo donde no soy aceptado como  mexicano en unos lugares y no soy aceptado como americano en otros.

Por décadas, el gobierno estadounidense se refería a la gente como yo como hispanos. Era una categoría creada por el gobierno para describir a gente que originalmente era de países que hablan español. Sin embargo, esta etiqueta no describe quien somos mas el idioma que hablamos. Mi generación escogió otra identidad: escogimos Latino. Esta etiqueta abarca nuestra cultura, nuestra etnicidad y nuestra independencia. Nos deja ser orgullosos de quien somos, y nos permite la libertad de tener que escoger entre nuestra cultura y nuestra identidad. No somos uno o el otro, somos ambos.

Como profesional, les aconsejo a mis clientes como conectar con la comunidad Latina. Me preguntan si deberían anunciarse en inglés o en español, si deberían usar el mismo mensaje del mercado general o adaptarlo, si deberían usar televisión o nueva media. Mi respuesta para ellos es siempre la misma. No es uno o el otro, es ambos.


Be the first to comment

Please check your e-mail for a link to activate your account.